En los últimos meses se ha venido observando un comportamiento que hoy día podemos decir que se ha vuelto sistemático y progresivo en el que destacan tres puntos fundamentales, la primera una latente falta de autoridad respeto y disciplina que parte de la falta de valores y principios, a los superiores se les ha olvidado que el respeto no se impone, se gana, con ejemplo y compromiso, pero en el ultimo año los abusos de autoridad, los gritos, los insultos e incluso el acoso laboral y hasta sexual, se esta dando en manera continua, siendo los principales protagonistas de este abuso, los Señores Oficiales,da la impresión que al no poder imponer la disciplina basados en el respeto y el criterio deben hacerlo por la imposición y abuso contra los subalternos para generar miedo y obtener el respeto que sólo da el temor, quedaron lejos las épocas en los Oficiales de la institución eran ejemplo no sólo para sus tropas si no también para la nación.

Es por eso que situaciones de acoso contra las femeninas de la institución, gritos e insultos contra subalternos se han vuelto comunes en la institución con el agravante que uno no ve que desde la Dirección de la Institución se haga algo y se limitan solo a apagar los incendios mediáticos que van apareciendo, y si el tema no sale mas en los medios terminan destituyendo al subalterno por denunciar.

Este tipo de problema lleva al segundo punto, al no existir disciplina, ni respeto, se pierden los principios institucionales y la corrupción invade la institución, hasta el punto que ya no se trata de pequeñas coimas por un problema de transito, si no a hacer parte de redes criminales de alto impacto, como el mayor que vendía las armas a las bandas criminales, o los protectores del Bronx, cada día es más común ver casos de corrupción institucional en la entidad encargada de prevenirlos y combatirlos, pero esto la verdad es solo una consecuencia por la falta de mando ya que al no haber cabezas, lideres o Comandantes se pierde el control institucional.

El tercer punto es el fruto de los dos primeros es la falta de respeto y apoyo de la ciudadanía en las calles, donde cada día es más común que impere la anarquía y que el Policía sea visto como un enemigo y no como el garante de nuestra seguridad, pero esto sucede por que al ver que no hay respeto ni valores, y que en los medios se resalta los actos de corrupción de los integrantes de la institución, así como su falta de compromiso y carácter para asumir sus funciones (esto sucede por la desmoralizacion y falta de sentido de pertenencia) generado por los mismos problemas internos de la institución,y todo esto se refleja en la visión que la comunidad hace de la Institución y de allí parte la forma en que se comportan con respecto a ella.

Es momento que la Dirección de la entidad haga un alto en el camino y retome la senda buscando que nuestra Policía, recupere los principios y valores que requiere como institución, iniciando por recuperar el liderazgo en todos los niveles a fin de generar los principios básicos de la Disciplina, o si no al paso que va la Institución cada día estara más desmoralizada y desprestigiada.

GRACIAS A DIOS SON MAS LOS POLICÍAS BUENOS QUE SE LEVANTAN CADA DÍA A DAR TODO POR SU PATRIA, por ellos y por nuestro país, es que se requiere que rápidamente se tomen los correctivos que se necesitan para recuperar la credibilidad y prestigio que nuestra Policia merece.

SM (R) Lenis Ariza Presidente FUNDIHECO.